miércoles, julio 28CN -Información al DIA
Shadow

Una niña murió por COVID-19 en Lanús

Julieta Arias tenía 8 años y falleció tras sufrir una infección en los pulmones, corazón e hígado. Esa falla es denominada síndrome inflamatorio multisistémico y fue consecuente del coronavirus.

Julieta Arias de 8 años falleció el 9 de julio

La nena vivía en la zona sur del conurbano bonaerense con su familia y se encontraba internada en una sala de terapia intensiva en el Hospital Evita de Lanús.

El 26 de mayo Cintya Fonteina de 42 años, madre de la nena, recibió el resultado positivo de coronavirus luego de haber sido hisopada. Su pareja Daniel Arias e hijas de ambos, Julieta y Selena, fueron tomados como contagiados debido al contacto estrecho.

Tres días después Daniel de 50 años y Selena, de 16, comenzaron con síntomas.  El hombre pasó doce días con fiebre, pero no fue necesaria su hospitalización. Julieta transitó los días sin brindar señales de alerta.

Días más tarde su familia fue dada de alta. Cuando todo parecía normalizarse, el 8 de junio, la niña sufrió un brote corporal. Le aparecieron manchas en el cuello, pecho, axilas y piernas. A raíz de la manifestación corpórea, sus padres decidieron tomarle fotografías y enviárselas al pediatra, el especialista asumió que se trataba de una alergia y recomendó la aplicación de Caladryl. En relación a la aparente reacción Cintya explicó que le aplicaban la crema siguiendo las indicaciones del médico y, que a los tres o cuatro días las manchas desaparecieron sin dejar secuelas.

El 28 de ese mes a Julieta se le presentó un cuadro febril severo y dolores en la zona gastrointestinal, motivo por el cual sus progenitores la llevaron de inmediato al Hospital Evita de Lanús. Allí le realizaron una radiografía de tórax y un hisopado (el resultado llegó días después y fue positivo). Posteriormente fue detectada gastroenteritis y se le suministró medicación. Una de las doctoras alertó a los padres mencionando que había signos de neumonía y debía ser tratada para evitar complicaciones. Solo pasaron 24 horas cuando detectaron que efectivamente la niña padecía neumonía bilateral y debió ser trasladada de urgencia a una habitación de terapia intensiva.

Al día siguiente, el 9 de julio, falleció tras sufrir un síndrome inflamatorio multisistémico consecuente del coronavirus.

Cintya, Selena, Julieta y Daniel

Su padre explicó que la pequeña tenía vómitos y diarrea, por ese motivo:  «medicarla para esa posible complicación pulmonar era complicado porque no podía absorber los antibióticos«.

Cintya Fonteina se expresó al respecto en las redes sociales y publicó: “Los niños sanos también la pasan mal, que mi pequeña sea un aviso a la población de que por más que no tengan enfermedades de base también corren riesgo de vida”.

Tanto Daniel como su pareja solicitan que los menores también sean vacunados contra el COVID-19 y se informe con mayor detalle sobre las consecuencia en niños.

Abrir chat