Durante los últimos años, la situación de la educación en nuestro país fue tema de debate en la sociedad y en los altos niveles del poder. No es casualidad que cuanto más pasan los años, más se habla de la problemática del sistema educativo argentino.

Podemos pensar en ello, y se disparan varias aristas en este ámbito. La realidad del país no es nada favorable, algo que influye en la educación de los argentinos.

Por sí solos quizá no podríamos comprender el porqué de este flagelo. Afortunadamente hay especialistas en el área, como Laura Lewin, con quien nos comunicamos para que podamos entenderlo mejor.

Una de las fallas en el sistema educativo es que la gran mayoría de los alumnos, de cualquier nivel educativo, sienten prioritarias las calificaciones antes que el aprendizaje, y eso se debe a una estructura por demás antigua.

«Cuando una madre le dice a su hijo ‘si no aprobás te saco el celular’,  o cuando el docente dice ‘¡esto lo tomo!’, están poniendo el foco en aprobar y no en aprender.
Desde siempre el énfasis en la educación se ha puesto en aprobar. El sistema busca que los chicos aprueben, los padres buscan que aprueben, y los alumnos quieren aprobar.  El problema es que si estudian para aprobar y enseñamos para que aprueben, ¿Dónde quedó el aprender?»
, aseguró la especialista.

Además de ser algo cultural, el origen de ello proviene de un modelo antiguo en la forma de ‘educar’. En este caso no sólo la responsabilidad está en los padres, si no en las autoridades

¿Cómo se hace para mejorar la calidad de aprendizaje?

«Es de vital importancia seleccionar a los mejores docentes y capacitarlos; alentar el profesionalismo, invertir en ellos, y devolverles el prestigio para darle fuerza a la innovación de la educación. Necesitamos romper las barreras entre el aprendizaje y la vida. Por primera vez en la vida estamos  preparando a los alumnos para un futuro incierto, un futuro que no podemos predecir».

Uno de los momentos clave, que denotan la calidad de aprendizaje, es en las Pruebas Aprender. Este año participó el 93 % de los estudiantes, y Matemática fue la asignatura más compleja a resolver durante el examen; el 63% de los alumnos tuvo severas dificultades para desarrollar normalmente las consignas de la misma.

¿Por qué los resultados son negativos?

«Porque no  están dadas las condiciones para que los chicos aprendan. Muchos docentes enseñan, pero eso no significa que los alumnos aprendan. No debemos herir para enseñar ni tampoco ser herido para aprender. A algunas personas les cuesta comprender  que si el alumno disfruta con lo que hace, lo va  a aprender mejor. Debemos incorporar la tecnología como medio para aprender, siempre con un sentido pedagógico», aseveró Lewin.

«Algunos siguen pensando que la letra con sangre entra».

Laura Lewin

En este contexto, pensamos y repensamos cual sería la solución o como podríamos comenzar a hacer la diferencia en la educación de nuestro país.

«Necesitamos que la educación sea una política de estado- es decir que trascienda a los partidos políticos y a los gobiernos de turno. La educación debe transformarse. Este sistema debe implosionar. El mundo cambia tan rápido que no podemos detenernos. Como líderes de la educación, debemos empoderar a nuestros docentes, directivos y alumnos a crear un mundo que hoy no podemos anticipar. Deben poder aprender, desaprender y reaprender por sí mismos».

>>Laura Lewin es autora, capacitadora, y oradora de TEDx. Ha escrito ocho libros sobre educación entre los que se encuentran Que Enseñes no Significa que Aprendan (Bonum), Fuertes y Felices- el manual que no te entregaron cuando tuviste hijos (Bonum), El Aula Afectiva (Santillana), y La Educación Transformada (junto a Alfredo Vota, de Santillana).

Agradecemos enormemente su aporte.

Por: Paola Burgos.