Treinta y cuatro personas murieron y 2.744 fueron diagnosticadas con coronavirus en el país, con lo que ascienden a 1.385 las víctimas fatales y a 69.941 el total de infectados, mientras que son 24.186 los recuperados y recuperadas desde el inicio de la pandemia.

De los fallecidos, dieciocho son mujeres: once residentes en la provincia de Buenos Aires, seis residentes en la Ciudad de Buenos Aires y una de la provincia de Chaco; y dieciséis son hombres: diez residentes en la provincia de Buenos Aires, cinco residentes en la Ciudad de Buenos Aires, y uno de la provincia de Chaco.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, advirtió que en los últimos días detectaron brotes de contagios de coronavirus en provincias que tenían una baja tasa de infectados. “Hay brotes por conglomerados en muchas jurisdicciones y departamentos”, sostuvo la funcionaria, que detalló que el miércoles se detectaron casos positivos de COVID-19 en 17 de las 24 provincias, lo que atribuyó a “migraciones internas”. De este modo, sólo Santa Cruz, Tierra del Fuego y San Luis no reportan nuevos contagios desde hace dos semanas y Catamarca nunca tuvo personas con la enfermedad.

La Ciudad de Buenos Aires  tiene la tasa de mortalidad por coronavirus más alta de todo el país. Según datos oficiales del Ministerio de Salud porteño, hay 160 muertes por COVID-19 por cada millón de habitantes, el cuádruple que en el Gran Buenos Aires. El segundo distrito con mayor tasa de mortalidad es Chaco, con 78 fallecidos por millón de habitantes. Luego le sigue Río Negro, con 55 por millón, y detrás La Rioja, Neuquén, Córdoba, Tierra del Fuego y Mendoza.

El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, anticipó que es “probable” que después del 17 de julio se pueda regresar a la fase tres del aislamiento social por la pandemia de coronavirus, y señaló que tiene la expectativa de que se achate la curva de contagios en las próximas dos semanas a partir de las restricciones que comenzaron este miércoles en el área metropolitana.

El diputado por la provincia de Buenos Aires Carlos Selva, del Frente de Todos, fue diagnosticado con coronavirus. Había estado presente en el recinto durante la sesión de la semana pasada, de la que también había participado el riojano Julio Sahad, de Juntos por el Cambio, quien días atrás informó que también tiene COVID-19. “Soy asintomático, estoy en mi casa guardando reposo y acompañado por mi familia. Les pido que se cuiden”, sostuvo Selva. Ya son cinco los diputados nacionales contagiados.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, afirmó en una entrevista federal con periodistas de todo el país en Radio Nacional que “la distribución de computadoras y libros es un acto de ciudadanía” y adelantó que “el objetivo de aquí a fin de año es distribuir 350 mil computadoras”. “Venimos de una Argentina con una retracción en los procesos educativos y esta pandemia nos golpea muy fuerte”, afirmó Trotta, aunque aseguró que “este no es un año perdido”.

Alberto Fernández se reunió con Eduardo Duhalde y el presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior argentino, José Ignacio De Mendiguren, con el objetivo de analizar medidas y estrategias para la recuperación de la producción y el consumo una vez que se supere la pandemia del coronavirus. El expresidente planteó la importancia de poner el foco en el desarrollo industrial en conjunto con los commodities y la exportación para reactivar la economía.

El Banco Central determinó que todas las operaciones en cajeros automáticos dejarán de tener costos hasta el 30 de septiembre, sin importar si se utiliza la red Link o Banelco ni la entidad de la que se sea usuario. Además, el Central recordó que las entidades financieras “no están autorizadas a cobrar cargos ni comisiones por cualquiera de las operaciones (depósitos, extracciones o consultas) efectuadas”.

La AFIP extendió hasta el 31 de julio el plazo de adhesión a la Moratoria 2020 para micro, pequeñas y medianas empresas, monotributistas, autónomos y entidades sin fines de lucro. La decisión busca asegurar que la adhesión al régimen no se vea afectada por la pandemia y torne eficaz la recuperación de la economía perseguida por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.
 
El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, del Frente de Todos, anticipó que la curva de contagios del coronavirus en la provincia “se está desacelerando” en la ciudad de Resistencia y el área metropolitana. Además, detalló que la provincia no tiene problemas derivados del uso de camas de terapia intensiva, y aclaró que el gobierno trabaja en un esquema que consiste en “detectar, aislar y cuidar”. “Tenemos diez camas de casos críticos o graves con asistencia respiratoria”, puntualizó.

La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, de Juntos Somos Río Negro, firmó un convenio de Asistencia Financiera para la Emergencia Financiera Provincial, que contempla un crédito de Nación por 2.900 millones de pesos destinado a sostener el normal funcionamiento de las finanzas y cubrir las necesidades generadas por la pandemia de coronavirus. A partir de la firma del decreto se pusieron en marcha los mecanismos para que los 39 municipios puedan acceder a un financiamiento similar en las mismas condiciones de la provincia.

El gobernador Axel Kicillof, del Frente de Todos, anunció que cancelará deudas de este año y adelantará fondos por 340 millones de pesos a las escuelas privadas del distrito, en medio de la crisis por las altas tasas de morosidad en el pago de cuotas desde la suspensión de las clases presenciales por el coronavirus.

El intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso, fue aislado junto a parte del gabinete y trabajadores municipales, luego de que se confirmara que un empleado de la Municipalidad se había contagiado de coronavirus. Además, se ordenó la desinfección del edificio, ubicado frente al Centro Cívico de la ciudad. La persona infectada se encuentra en buen estado de salud y permanece aislada en el Sanatorio San Carlos. En Río Negro, excepto General Roca, todas las ciudades pasaron a la fase de distanciamiento social este lunes.