El Senado de la Nación aprobó, con el apoyo de todos los bloques parlamentarios, el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo sobre la reestructuración de deuda bajo legislación argentina y envió la iniciativa a Diputados para su sanción definitiva. El Frente de Todos aceptó introducir una modificación solicitada por el interbloque de Juntos por el Cambio con la inclusión de la denominada cláusula RUFO, de manera de reconocer a los tenedores de los bonos bajo ley local las mejores condiciones que eventualmente pudieran obtener los bonistas en el canje de la deuda emitida bajo la ley internacional.