Con el dato de inflación anual de octubre, a partir del 1º de enero de 2020 el mínimo no imponible para el pago de las contribuciones de aportes patronales deberá subir un 125%, pasando de 7.003,68 pesos a 15.810,81 pesos.

Esto preocupa al equipo económico de Alberto Fernández ya que llevará a una disminución importante de la recaudación de la Seguridad Social.

Se estima que la pérdida de ingresos superara los $120.000 millones de pesos anuales.