La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) envió una nota al Presidente de la Nación en la que solicitó constituir un comité –en el que participaría la Entidad, junto a la contraparte sindical y representantes de diversas áreas del Gobierno– a fin de generar protocolos de higiene y salud a ser aplicados en el sector representado, que permitan un regreso a la actividad, de forma paulatina y administrada. 

Señor
Presidente de la Nación
Dr. Alberto Fernández
De nuestra consideración:
La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) representa
a un sector que genera el 65% del valor agregado y del empleo privado registrado de
nuestro país. Fiel a la vocación federal que la caracteriza, en lo que expresa en esta nota
la Entidad tiene en consideración aquello que le fuera transmitido por sus asociados de todo
el territorio nacional durante los últimos días.
La CAC acuerda plenamente con las medidas que el Poder
Ejecutivo Nacional (PEN) implementó en tutela de la integridad de la población. En tal
sentido promueve la necesidad de mantener y respetar el “aislamiento social preventivo y
obligatorio”. Asimismo, la Entidad coincide con lo señalado por Usted –conforme a lo
expresado en los considerandos del DNU 347/2020– en que “a raíz de la situación de
emergencia, no sólo se debe procurar las medidas tendientes a la protección de la salud
pública sino también a coordinar esfuerzos para morigerar el impacto de las medidas
sanitarias sobre los procesos productivos y el empleo”, como así también en que “la merma
de la actividad productiva afecta de manera inmediata y aguda a las empresas,
particularmente a las micro, pequeñas y medianas”.
El Gobierno Nacional bien sabe que, así como existe la
emergencia sanitaria causada por el nuevo coronavirus, existe otro mal que afecta al país,
constituido por la parálisis comercial y económica, grave flagelo que, de no tratarse de la
manera adecuada y en el momento oportuno, puede tener consecuencias devastadoras.
En este sentido, la CAC reconoce que existe una clara vocación por atender estas
cuestiones en la normativa emanada del PEN, que, ajustándose a las condiciones
epidemiológicas, tiende no solo a combatir el Covid-19, sino también a preservar la
producción y el empleo. Ello incluyó, entre muchas otras acciones, la exclusión del
aislamiento de algunas actividades por considerarlas esenciales, pasando luego por su
ampliación, para desembocar actualmente en aquello que ha sido llamado “aislamiento
administrado”.
La CAC considera que mientras la cuarentena se deba
prolongar, las actividades consideradas esenciales se tendrán que ampliar, a fin de
satisfacer a las necesidades elementales de la población. Sin menoscabo alguno de la
cuestión sanitaria, debe advertirse que la obtención de ingresos que permitan su
manutención es hoy en día una preocupación de primer orden para la ciudadanía toda y
muy especialmente de los empleadores y los empleados.
2
Los salarios que perciben los trabajadores surgen de las
empresas en las que se desempeñan, y la facturación de éstas se deriva, a su vez, de los
ingresos que reciben aquellos, en una rueda virtuosa de producción y consumo. Ambos
grupos para poder vivir, y permitírselo también a la sociedad en su conjunto, deben
desenvolverse en una economía activa, aunque lo sea en forma incipiente y administrada.
Por ello, y teniendo especialmente en cuenta la situación de la pequeña y mediana empresa
de la actividad de comercio y servicios, se torna impostergable su reactivación paulatina.
Caso contrario, muy probablemente se produzca el cierre definitivo de múltiples
establecimientos y la desocupación se tornaría masiva, con el desborde social y el
descontrol público que ello implicaría.
En este contexto, la CAC considera apropiado constituir, junto
con la contraparte sindical, un comité conformado también por representantes del Gobierno
en las áreas de sanidad, economía, producción y trabajo. El objeto de este ámbito sería
consensuar y confeccionar protocolos de higiene y salud en el trabajo de acuerdo a los
parámetros y medidas de prevención elaboradas con la mayor responsabilidad y eficacia
en el marco de la emergencia causada por el Covid-19. El propósito último es que estos
protocolos puedan ser aplicados gradual y oportunamente en la actividad de comercio,
conforme a las tareas que se desarrollan en las distintas ramas, las especificidades que le
son propias, las características del establecimiento, la cantidad de empleados, etc.
Esto permitiría, de forma paulatina y administrada, ir poniendo
en marcha la actividad comercial y, por su intermedio, la economía en general, privilegiando
en todos los casos la salud de los trabajadores, empleadores y clientes, y, de esta manera,
la de la totalidad de la población. Los protocolos no deberían ser de aplicación inmediata ni
masiva. Por el contrario, por imperio de las circunstancias, su implementación debiera ser
progresiva, por ramas, por áreas geográficas e, inclusive, por establecimientos. Las
infracciones e incumplimientos a estos protocolos se debieran regir por las leyes 12.415 y
10.149.
Reiteradamente Usted ha sostenido que el éxito de la
cuarentena no es mérito de una sola persona sino de la sociedad en su conjunto. En esta
línea, y con la vocación constructiva que la caracteriza, es que la CAC realiza hoy esta
propuesta, confiada en que, de prosperar, resultaría favorable para el sector representado
y para el conjunto de la economía nacional.
Lo saludamos cordialmente y le ratificamos nuestro
acompañamiento y predisposición para colaborar con la Administración a su cargo en todo
lo que esté a nuestro alcance.