Revelaron las causas reales de su muerte y quienes fueron los causantes del magnicidio.

Se trató de un asistente que fue el encargado de colocar una dosis de Valium en el té y del cardenal Paul Marcinkus quien le introdujo un gotero con cianuro en la boca para concluir el asesinato. Estos detalles se hicieron públicos, luego de que Anthony Raimondi revelara la historia en un libro que acaba de publicar. Este hombre es miembro de la mafia italiana en Nueva York y todos estos años supo la verdad.

El papado de Juan Pablo I duró tan solo 33 días, el mismo inició el 26 de agosto de 1978 y finalizó debido a su muerte el 28 de septiembre del mismo año. Las versiones sobre el fallecimiento rondaban en un posible infarto, pero recientemente Raimondi declaró que necesitaba decir la verdad, ya que padece cáncer terminal y no quiere llevarse el secreto a la tumba.

El motivo que alentó para tal atentado fue que Marcinkus estaba implicado en un fraude multimillonario del Banco Vaticano. Tal entidad estaba relacionada directamente con la venta de certificados falsos de acciones de grandes compañías como IBM y Coca-Cola. Juan Pablo I se había comprometido a terminar con toda la corrupción del Vaticano y antes de ser descubiertos idearon el asesinato que llevaron a cabo.