Se los acusa de haber golpeado y torturado con una picana eléctrica a un chico de 17 años, durante varias horas.

El sábado los agentes realizaron un operativo y retuvieron al joven. Luego lo trasladaron a la comisaría 6° de La Plata, en el barrio Tolosa. Allí lo tuvieron varias horas, le propinaron golpes de puño, culatazos con sus armas reglamentarias y descargas eléctricas con una picana.

Según los denunciantes, todo estaba relacionado con la acusación al chico. Lo culpaban de haber cometido un robo y con la intención de que se declarara culpable, abusaron de sus cargos como funcionarios.

Los policías lo sometieron también a un interrogatorio, pese a ser menor de edad, no estaban presentes los padres ni un abogado. Por otra parte, cuando fue derivado a un hospital, no dijo lo sucedido por temor. Después contó como fue sometido por las autoridades y que lo habían amenazado de muerte para que no mencionara todo eso.

El cuerpo del chico presentaba golpes, algunos se podían notar por los hematomas y otros no eran visibles a simple vista.

Ayer por la tarde, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) presentó una denuncia penal en contra de los efectivos de la Policía Bonaerense. La misma fue realizada ante la Justicia y la Auditoría General de Asuntos Internos.

En el comunicado de la Comisión Provincial se detallaron cronológicamente los hechos. Además en el escrito decía: «ante este nuevo hecho, la CPM reclama el cese de estas graves violaciones de derechos humanos ejecutadas por la Policía de la Provincia, agravadas en este período de cuarentena donde se incrementaron los índices de letalidad policial y denunciaron gran cantidad de casos de gatillo fácil, uso letal de los patrulleros y torturas y malos tratos«.