El astro del fútbol regresó al campo de juego, pero esta vez como entrenador del club Gimnasia y Esgrima La Plata.

El recibimiento de los hinchas en el campo de juego.

Desde que se supo que Maradona sería el nuevo Director Técnico de Gimnasia, la Ciudad de La Plata vive con euforia los últimos días. Se aproximaba la gran presencia del “Dios”. La multitud lo esperaba para su primera práctica con público en el estadio Juan Carmelo Cerillo. Pasadas las 15.30, Diego salió finalmente a la cancha con mucha emoción. Debido a su poca capacidad de caminar por su reciente operación en la rodilla, fue trasladado en un caddy de golf al círculo central, donde tomó el micrófono y se expresó luego. 

«No soy un mago, me gusta ganarme la plata corriendo. La vamos a pelear con los pibes», aseguró, mientras el público lo oía con atención.

Diego Armando Maradona en el momento de su llegada al campo

Horas después, en el Hotel Gran Brizo de La Plata, se llevó a cabo la conferencia de prensa, en la que se acreditaron más de 1.200 periodistas. Lo curioso es que no sólo eran argentinos, si no también de Qatar, Filipinas, China. Algo que llamó la atención, aunque no es novedad que Diego es conocido mundialmente.

Como de costumbre, fue serio al hablar de su pasado en la selección: «A mi después de la Selección me hicieron la cruz, y lo sabían todos».

Mientras en la tribuna cantaban «el que no salta es un inglés» con arenga, el astro se expresó nuevamente: «Acá estoy en mi casa».

Maradona, una figura emblemática, que vaya donde vaya da que hablar. Ahora comienza una nueva etapa como entrenador, mientras los hinchas se encuentran felices por tener a semejante símbolo en el equipo.

Por Thiago Rodríguez