Por demoras, omisiones y problemas en la cobertura de obras sociales y prepagas
Familiares de la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA) reclaman por dificultades para acceder a prestaciones básicas a través de sus obras sociales y prepagas. Indican falta de atención para trámites, demoras en aprobación de presupuestos, falta de pago a los profesionales y falta de supervisión de la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación (SSS).

Padres, madres y hermanos/as de personas con síndrome de Down, entre otros, se han comunicado con la asociación ante la negativa de las instituciones de salud para brindar prestaciones básicas que les corresponden por ley a través de criterios y excusas dispares en cada ocasión. Se trata de servicios de salud, terapias y apoyos para acceder a la educación, entre otras necesidades.

Manifiestan que no consiguen que los atiendan para iniciar trámites de forma presencial, web ni telefónica y que no les responden los correos. También refieren que cuando logran presentar presupuestos, tardan meses en ser aprobados y luego tienen demoras de al menos tres meses para el pago a los profesionales.

En relación a los aranceles, los valores del nomenclador no habían sido actualizados durante un año y medio y cuando se los mejoró fue sólo en un ocho por ciento, en dos tramos. Por esa razón, algunos profesionales han dejado de atender a sus pacientes o muchas familias, si pueden, pagan de sus bolsillos una compensación o deben elegir con qué terapias continuar.

Adicionalmente, la situación empeora en el caso de los bebés, ya que las familias encuentran problemas para iniciar el trámite del DNI, necesario para acceder al Certificado Único de Discapacidad (para el cual también algunas juntas médicas evaluadoras ponen trabas). Este certificado es imprescindible, entre otras cosas, para tramitar el inicio de la Estimulación Temprana, fundamental durante el primer año de vida de los niños con síndrome de Down.

Las prestaciones correspondientes a la Ley 24.901 son fundamentales para el acceso a la salud y a la inclusión en distintos ámbitos, como la educación y el empleo. Las familias piden que esta situación, con más dificultades y nuevas necesidades en el contexto de pandemia, sea atendida con urgencia por parte del Estado Nacional.