La Patagonia se encuentra muy afectada debido a las condiciones climáticas. Los Fuertes vientos y las intensas nevadas provocaron que 55 torres de alta tensión, de 25 metros de altura, cayeran.

Dichas estructuras fueron diseñadas para transportar energía a la planta de Aluar en Puerto Madryn y, unían con la central de Futaleufú.

El colapso dejó en funcionamiento solamente a un 5% de la capacidad. Pero afortunadamente los hogares no se vieron afectados ni perdieron el consumo de energía.

¿Qué es el «efecto galloping»?

Según el Centro de Innovación Productiva y Transferencia Tecnológica (CITE Energía), se trata de: «una vibración de las líneas eléctricas de baja frecuencia y gran amplitud inducida por la acción de vientos fuertes y constantes y la acumulación de hielo sobre los conductores. A partir de esas condiciones, el perfil transversal del cable se ve modificado y se hace aerodinámicamente inestable. En una primera etapa puede provocar que dos conductores o más de distintas fases se acerquen demasiado llegando a producir cortocircuitos. Eso, en el mejor de los casos, tiene como consecuencia una interrupción del suministro por la operación de las protecciones. En otro caso, más extremo, el efecto galloping puede llegar a una amplitud tal que los esfuerzos dinámicos en las cadenas de aisladores superen la resistencia mecánica de estos provocando que uno o más aisladores se rompan. Esto puede significar la interrupción del suministro por varias horas debido a las maniobras que requiere cambiar un aislador de la línea de alta tensión«.

Las torres fueron construidas en 1973 y preparadas para soportar climas hostiles, pero nadie esperaba un temporal de estas características y mucho menos el colapso de las mismas.

Temporal de nieve y viento en Chubut

Los últimos días se registraron fuertes vientos, una gran caída de nieve (más de un metro acumulada en las calles) y temperaturas de hasta 39 grados bajo cero.