Para mí es muy importante dar notas porque se vuelve a hablar de mi nena y eso llega a mucha gente.

En una entrevista con Anabella Blanyero, para el portal web Continuamente Noticias, María Elena Delgado (mamá de Sofía Herrera), relató detalles de la causa.

El 28 de septiembre de 2008 desapareció Sofía Herrera, en un camping de Tierra del Fuego, llamado John Goodall. Contame María:

  • ¿Cómo fueron los momentos previos y posteriores a la desaparición de Sofía? ¿Con quién estaba antes de desaparecer?

Mi esposo, mi hija y yo fuimos al camping a pasar el día y nos acompañó otra familia amiga. Cuando llegamos, los chicos bajaron corriendo, mi marido bajó de nuestro auto y Silvio del suyo, los dos hombres con los nenes (eran cuatro en total con Sofi). Ellos quisieron ir a buscar un lugar mejor para preparar el asado. Mi amiga Paloma y yo nos quedamos a la espera para poder bajar las cosas que habíamos llevado.

Cuando volvieron hasta donde estábamos nosotras, calculamos que no habían pasado ni 10 minutos y las reconstrucciones que se hicieron demuestran ese tiempo aproximado. Sofi ya no venía en el grupo y ahí yo le pregunté a Fabián por ella, porque se había ido con él. Entonces me responde “¿no está con vos?” creyendo que se había vuelto.

No hicieron un tramo muy largo y cuando regresaron ya no la vieron, pero si la escuchaban cuando iban caminando. Los nenes iban detrás jugando, los habían escuchado. Ahí fue cuando desapareció de una manera muy extraña, por eso creemos que tal vez había alguien en el lugar y no lo vimos. Era impensado, en esta provincia nunca había pasado algo así, nunca había desaparecido una criatura, nunca volvió a pasar después.

Por eso hoy con el paso del tiempo es lo más probable y yo como mamá creo, que haya habido alguien en la zona y no nos dimos cuenta. Ahí fue cuando comenzamos a buscarla, a llamarla, a ir tras los pasos que habían hecho ellos cuando se fueron y no estaba, no la vimos más. Había silencio en el lugar y no se escuchó nada, miramos hasta por debajo de los árboles. Hasta el día de hoy no pudimos saber que ocurrió. La investigación es larga, pero no se sabe qué pasó con mi hija.

  • ¿De qué pensas que se pudo haber tratado?

No hay un solo indicio para saber qué pasó ni con qué motivo se la llevaron. Pero yo tengo la esperanza de que pueda llegar a estar bien en algún lugar, porque nunca se encontró nada de ella. Se buscó mucho con perros adentro del campo y marcaron una parte del alambrado y de la otra justamente se podía estacionar un auto. Los canes quedaron ahí, por eso es raro, no cruzaron la Ruta 3 que está a la vera del camino. Además esos animales eran todos de distintas provincias y todos marcaron esa misma zona. Por eso es muy probable que la hayan sacado por ahí.

  • ¿Estás conforme con la investigación y el operativo que se montó en ese momento?

Yo creo que las primeras horas, que son las fundamentales, debería haberse actuado rápido. La policía llegó al menos dos horas más tarde y era la primera causa que tenían de una nena desaparecida. Para ellos fue aprender ahí en el momento, sobre la marcha. Después se puso todo, pero no sé si se hizo como se tenía que hacer o se buscó desesperadamente y no llegamos a nada.

Después se pusieron aviones, caballos, cuatriciclos, la gente buscaba y rastrillaban uno a la par de otro, pero yo no estaba en el lugar en ese momento como para decir si se trabajó bien o mal. Después se buscó en todos los caminos cercanos, pero los policías fueron aprendiendo en el transcurso acá en esta provincia, porque no había casos de ningún menor desaparecido. Pusieron toda la buena voluntad, pero no alcanzó con eso.

El primer juez, Eduardo López, estuvo ocho años en la causa. Hubo otros, pero fueron interinos para cubrir algún tipo de suplencia y estuvieron períodos cortos. Él se retiró porque lo cambiaron de puesto y lo reemplazó en 2017 Daniel Césari Hernández, quién continúa hasta ahora.

  • El Federal Bureau of Investigation (FBI) tiene experiencia en este tipo de casos y tampoco pudieron dar con ninguna pista.
  • ¿Qué pensas al respecto?

El FBI intervino, fueron al camping y llegaron a la conclusión de que fue un secuestro, que alguien se la llevó. Pero no pudieron determinar con qué fin. También vino a trabajar la PDI (Policía de Investigaciones de Chile), trabajaron en el lugar, en la zona, ellos dijeron que el área se debería haber cerrado automáticamente y no después. Había mucha gente ahí dentro, con ganas de colaborar, pero se entorpeció y se contaminó la escena. Debería haber estado resguardada para ver si había alguna pista más, algo que se pudiera encontrar. La verdad es que eso no se hizo en el momento porque se trabajó como se pudo, como salía en ese instante.

La desaparición de mi hija fue un domingo, alrededor de las 11 de la mañana y a la frontera se avisó a las 23 más o menos, pasaron demasiadas horas. Tranquilamente pudieron haberla pasado por ahí para llevársela. Acá el clima es muy frío, las familias quedaban en los autos, no iban a contar si había un menor de más o no los policías que controlaban. Había una revisión de los papeles de migración para el paso de la frontera, pero no era muy estricto respecto a la gente que iba en cada vehículo.

  • ¿Para cuándo va a estar actualizado el rostro?

Se estima que para el 28 de septiembre, el día que se cumplen 12 años de su desaparición. Esperamos que aparezca antes, pero de lo contrario para esa fecha se publicaría. El perito dibujante no está trabajando solo como lo hacía antes, ahora lo acompaña un grupo de  consultores, conformado por otros peritos, abogados y psicólogos.

Es muy fuerte para una familia encontrarse con una actualización de la cara de su hija, porque uno no llegó a conocerla ni a verla así. Este equipo trabaja de manera internacional y nos comentaban que a veces los familiares no aceptan los retratos que ellos hacen. Les dicen que no se encuentran identificados.

Yo veo fotos de mi segunda hija, que ahora tiene 11 años, pero cuando era más chica estaba totalmente distinta. El rostro de Sofía se actualizó tres veces, con esta será la cuarta y esperamos que alguien la reconozca, que quizá ella misma se vea y se reconozca. Nosotros tenemos esperanzas de que vuelva. Al retrato lo está realizando el mismo perito de las veces anteriores. Él nos dijo que con el paso del tiempo fueron surgiendo cambios en ella y por eso es conveniente una actualización. Para nosotros es esperanzador.

  • ¿A vos y a tu esposo les pasó de sentirse extraños ante un retrato dibujado de Sofía?

Sí, fue muy extraño para nosotros. La cabeza no está preparada para ver a un hijo crecer a través de dibujos o fotos. Yo no lo podía entender hasta que empecé a  convencerme y comprender que estaba bien realizado. Que los rasgos son correctos y que nos va a servir para encontrarla.

Sofía Herrera antes de su desaparición y el retracto actualizado en 2017
  • ¿Pensas que a través de la tecnología Sofía pueda llegar a verse y reconocerse?

Sí, esa es mi esperanza. Quizá se vea en algún afiche público o en internet, por eso es muy importante la difusión de la gente. Las personas me ayudan mucho a mí, mediante las redes sociales que son una herramienta de gran alcance, me envían muchas imágenes de niñas de diferentes partes del mundo. Algunas tienen un parecido a mi hija, pero lamentablemente ninguna es ella.

La esperanza siempre está, nosotros seguimos buscándola y queremos dar con su paradero. Todos los días tenemos fe y una esperanza enorme. Cada vez que recibo una foto, antes de abrirla, el corazón me late a mil porque pienso en que ojalá sea mi hija y hasta el día de hoy no ha sido. Pero seguimos buscándola, siempre la pensamos, siempre está presente en la familia.

  • Al momento de la desaparición vos estabas embarazada. ¿Cómo fue el proceso o el tener que explicarle a tu hija que su hermana fue secuestrada?

Estaba embarazada de cuatro meses para esa fecha. Nosotros tratamos de ayudarla con psicólogos, pero ella se crió en la búsqueda y no tuvimos mucho que explicarle. Desde que nació nosotros siempre estamos hablando con la prensa, dando notas y buscando a Sofía.

Seguramente debe ser difícil tener una hermana a la que nunca vio. Antes le decía que no tocara las cosas de Sofi, pero no sabe compartir porque está sola. Ahora la dejo que use los juguetes y todas las cosas. Ella sabe que en algún lugar está su hermana, pero nunca la vio físicamente.

  • ¿Los medios de comunicación te ayudaron o perjudicaron?

Me ayudaron y ayudan enormemente desde el principio. Los medios son muy importantes en la búsqueda de mi hija, no me voy a cansar de decirlo. Es una pieza más y sin ustedes hoy la causa hubiese estado mucho más estancada de lo que está.

  • ¿Cómo fue realmente la versión de la “vidente” que los culpó a vos y a tu esposo?    

Esa mujer salió en los medios de comunicación diciendo que nosotros teníamos acá a mi hija, enterrada en la casa y presentó a una pareja de testigos falsos. Ambos eran de Rincón de los Sauces, pero después se descubrió que eran conocidos de ella y a través de los mensajes de texto de su celular se supo la verdad. Esa persona dijo que el hombre era un vecino mío y que había estado en mi casa cuando Fabián cavó un pozo en el jardín. Nos provocó mucho daño, tuvimos que lidiar en paralelo con esta mujer y con la causa. Lo que hizo fue ensuciar y entorpecer la investigación todos estos años. Tiene un bozal legal, no puede hablar de nosotros ni de mi hija.

En 2017 se le realizó una pericia psiquiátrica porque se presentó en mi domicilio para hacernos un escrache, con un grupo de seguidores. Fue justo para un 28 de septiembre cuando se cumplía un aniversario sin Sofi y ellos nos decían que éramos asesinos. Lo que pretendió fue salir en los medios para beneficiarse, para conseguir más clientes a los que tirarle las cartas. Esa pericia determinó que padece psicosis, que alucina y no comprende la criminalidad de sus actos, por eso se la declaró inimputable. Ella nos sigue molestando con total impunidad.

Hasta ahora ningún vidente nos trajo luz a la causa. Hemos visto a mucha gente con tal de avanzar, nos han contactado de diferentes lugares, nosotros mismos hemos llamado. Gastamos mucho dinero y nada sirvió.

  • ¿Tuvo algo que ver en el rapto, Alberto Urrutia, el cuidador del camping que fue detenido en 2009?

Nunca lo voy a saber y creo que ya falleció ese hombre, era una persona de edad avanzada. Lo analizaron psicólogos y dijeron que era muy hosco, que no le importaba nada y era muy ermitaño. Yo tengo dudas porque él vendía bebidas, quizá entró alguien a comprar y no dijo nada.

Cuando fue a declarar tartamudeaba, no le salían las palabras, estaba muy nervioso. Después nos contaron que no era tartamudo. Él siempre dijo que a mi hija nunca la había visto y nosotros empezamos a buscarla en el momento. Yo fui a la casa que tenía él en el camping, a las 12 en punto, entré y me puse a revisar pensando que podría haberla tenido ahí. Era un cuarto chico, tenía una cama de una plaza, estaba muy oscuro. Revisé debajo de la cama y en todas partes estaba lleno de packs de gaseosas.

Después empezó a llegar mucha gente para ayudar en la búsqueda y alguien me recomendó que volviera a esa casilla, volví con una linterna y no había nada. Cuando se rastrilló  con perros, nunca entraron ahí, no olfatearon en ese sector. Si hubiese habido algún rastro deberían haberlo detectado. Lo que se encontró fueron manchas de sangre y cabellos, pero no pertenecían a Sofi. Tal vez ese hombre no le hizo nada a mi hija, pero vio algo y nunca lo dijo. No sé si murió con algún secreto.

  • ¿Cómo piensan difundir la actualización del rostro?

Pensamos salir por las diferentes provincias a difundir afiches, carteles, intentar seguir en movimiento para que la causa no se frene y siga adelante. Esperamos que continúe en los medios y en la mente de la gente para que sigan ayudándonos a buscarla. Siempre voy a agradecerle a la prensa y a todos porque me dan una mano enorme.

  • Recordanos las vías de comunicación

0800-222-7634

www.sofiaherrera.com.ar

Facebook: María Elena Delgado (mamá de Sofía Herrera)

Yo trato de responder todos los mensajes, a veces me quedo a la noche y hasta tarde para agradecer. Confío y agradezco mucho a la gente que me ha ayudado y apoyado.