El «ecocidio» fue mencionado por Francisco como uno de los comportamientos que no deberían quedar impunes y de los que habitualmente son responsables las empresas.

“Estamos pensando en introducir en el Catecismo de la Iglesia Católica el pecado ecológico, el pecado contra el hogar común”, anunció.

Entre las acciones que darían lugar a este nuevo pecado se encontrarían: contaminación masiva del aire, de los recursos del agua y la tierra, destrucción a gran escala de la fauna y la flora y cualquier acción capaz de producir un desastre ecológico o de destruir un ecosistema.