Ambas entidades coincidieron sobre dos cuestiones que debe definir el próximo presidente y que suele traer conflictos entre ambas entidades.

El vocero de la UIA afirmó: “El año va a terminar con una inflación superior al 50% y la caída de la actividad industrial va a estar arriba del 5%. El margen para un bono de fin de año es muy difícil”.

Por su parte Héctor Daer dijo que no pedirán un bono generalizado aunque los gremios tendrán libertad de hacerlo de acuerdo a las características de cada sector.