«No puedo vengar estos crímenes. No puedo liberar a mi padre de los fantasmas que lo atormentaban. Pero puedo mantener viva la memoria y revelar la verdad sobre los crímenes cometidos por mi abuelo. Estos han estado encubiertos por mucho tiempo y nunca han sido condenados» relata Jacqueline Gies en su testimonio. Nieta de Robert Gies, genocida nazi responsable de la masacre de Lidice, ubicada en la ex Checoslovaquia, Jacqueline fue nuestra invitada especial durante la semana del 6 al 14 de noviembre.
Durante esos días realizamos, junto a destacados organismos e instituciones nacionales e internacionales, una serie de actividades y conferencias en las que Gies compartió su profundo y reflexivo testimonio, en el cual la culpa y la denuncia se cruzan con el dolor y la fuerza.

Su agenda continuó con una recepción diplomática en la residencia del Embajador de Alemania, Jürgen Christian Mertens, que convocó a las más importantes organizaciones y referentes del ámbito de los Derechos Humanos, dirigente del campo político nacional e internacional y destacadas personalidades.

El sábado 9 de noviembre fue parte del seminario docente “Familiares de genocidas frente al negacionismo hoy. Nazismo y dictadura”, que significó un hito en los eventos que trabajan sobre la denuncia y la memoria como ejes centrales, el cual tendrá su continuación en Berlín, julio 2020 (ver nota siguiente). 
El relato de su historia también se hizo presente en la emotiva conferencia que brindó junto a Sara Rus, sobreviviente del Holocausto y Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y Paula Sheinkopf, nieta de Sara. El encuentro supuso un intercambio de historias y un espacio de acercamiento entre las nietas, que contó con la presencia de más de 150 personas. Próximamente la conferencia estará disponible online en las plataformas del Centro Ana Frank.

Jacqueline también brindó su testimonio en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación y en el Salón de los Espejos de la Universidad Nacional de La Plata, con el objetivo de que su historia tenga un impacto a nivel federal. Ambas actividades fueron introducidas por el Lic. Héctor Shalom, Director del Centro Ana Frank y por el Dr. Sergio Torres, Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires.

Como actividad complementaria a su testimonio, tanto en La Plata como en la Casa de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires se inauguró la muestra “Historias de desobediencias en medio del horror: elegir la dignidad humana”. En esta última, Gies recibió de mano de los legisladores Diego MariasPamela Malewicz y Carolina Estebarena la destacada mención emitida por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se le otorgó la mención de  Huésped de Honor de la Ciudad de Buenos Aires.

La semana en la que Jacqueline Gies estuvo en Argentina, no solamente se caracterizó por decenas de actividades, charlas y conferencias, sino que implicó un proceso de sanación y transformación como trasfondo, no sólo para ella, sino para todos aquellos que tuvieron la increible oportunidad de escuchar su testimonio. Jacqueline dejó una huella que esperamos sea el principio de un camino que seguiremos construyendo, por la verdad y la memoria.