Con un multitudinario acto en el Obelisco, el presidente cerró su campaña presidencial en la ciudad de Buenos Aires.

Estuvo acompañado por su esposa, Juliana Awada y el candidato a vicepresidente de la nación, Miguel Ángel Pichetto.

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, en cambio fue como una persona más del público.

Macri pidió: «No volver al pasado» y agregó: «Estamos acá para decir que no nos vamos a quedar callados con esa forma de concebir el poder que muchos argentinos rechazamos. No vamos a permitir que nos roben el futuro»