El homicidio ocurrió en Adrogué, cuando dos delincuentes a bordo de una moto, intentaron robarle a un repartidor de productos.

La víctima fatal fue José Fernando Marino de 28 años, quien se encontraba buscando una dirección para entregar un pedido. Él se encontraba en una camioneta Renault Kangoo cuando fue sorprendido por los ladrones.

Los investigadores aún intentan demostrar si José se resistió o si producto de los nervios, realizó una maniobra que puso en riesgo su vida.

Quien iba de acompañante en la motocicleta fue el encargado de efectuar el disparo. A Marino la bala le entró a la altura de una de las axilas y llegó a descender del vehículo para pedir ayuda. Los «motochorros» se fugaron sin robar y dejaron abandonado a su suerte al joven.

Los vecinos dieron aviso al 911 y trasladaron al trabajador al Hospital Lucio Meléndez, en grave estado, por lo cual minutos después falleció.

El fiscal Gerardo Mohoraz, de la Unidad Funcional de Instrucción N° 6 de Lomas de Zamora, está a cargo de la investigación.